was successfully added to your cart.

Introducción a Internet (parte 3)

By noviembre 9, 2008Internet
Introducción a Internet (parte 3) 3

El crecimiento de Internet en los últimos años ha alcanzado unos niveles imposibles de predecir cuando los protocolos que lo controlan fueron diseñados. Aunque nuevas versiones de los protocolos han sido desarrolladas, la amplia utilización de las viejas versiones hace muy difícil adoptarlas. En este artículo revisamos cómo los diseñadores de Internet han esquivado los problemas de escalabilidad de estos protocolos.

Introducción a Internet (parte 3)

Introducción a Internet (parte 3)

Cuando el protocolo IP que usamos ahora en Internet fue diseñado, allá por los años 80, nadie podía sospechar las dimensiones que la red de redes alcanzaría. De hecho, los conceptos entorno a la navegación a través de páginas con hipervínculos, que es el funcionamiento básico de acceso a información a través de navegadores de Internet como Internet Explorer or Firefox, no empezaron a concebirse hasta principios de los 90. Este desarrollo del World Wide Web ha sido sin duda una de las razones principales de la popularidad de Internet y, en definitiva, de su tremendo crecimiento en los últimos 10 años. Así pues, los ingenieros del Internet Protocol se quedaron un poco cortos a la hora de ofrecer combinaciones de direcciones IP. La versión 4 del protocolo IP, que es la más ampliamente usada hoy en día, ofrece un espacio de direcciones en torno a los 4200 millones. Esto es, si tenemos en cuenta los 4 campos de una dirección IP y hacemos todas las combinaciones posibles combinando todos ellos, podemos obtener 4200 millones de direcciones diferentes. Hoy en día es evidente que este número de direcciones es insuficiente para todos los ordenadores del mundo. Recuerda que para que dos ordenadores se puedan comunicar de manera global, deben de tener direcciones IP únicas!

La solución a este problema no es trivial y todavía hoy trae de cabeza a los diseñadores de redes. La solución más adecuada es, sin duda, rediseñar el protocolo IP para que pueda aceptar más direcciones, por ejemplo, poniendo más campos en vez de limitarlos a 4. La versión 6 de este protocolo fue diseñada hace más de 10 años y pude aceptar más de 340 sextillones de direcciones!! (que viene a ser 6500 millones de direcciones por cada persona del planeta). El problema con un cambio de protocolo es que, puesto que todo el planeta está usando la versión 4, para que la transición fuera bien habría que cambiar todos los ordenadores, routers y demás equipamiento a la vez. Por supuesto, es posible hacer transiciones intermedias, pero la presión de la escasez de direcciones no ha sido, a día de hoy, suficiente para producir una migración global. Esto se debe en parte a la segunda solución al problema: se pueden crear redes privadas con direcciones globales no únicas de manera que los mensajes que salgan de ellas sean traducidos por un intermediario. Imagínate, pues, que tu proveedor de Internet te asigna una dirección IP global única con tu contrato, pero tienes 2 ordenadores diferentes en casa. La solución de las redes privadas consistiría en colocar un router conectado a tu proveedor con esta dirección única (pública), y conectar tus dos ordenadores al router con direcciones IP no únicas (privadas). Por cada mensaje que quisieras enviar fuera de la red de tu casa, tu router remplazaría las direcciones privadas por su propia dirección pública. Además, se acordará del cambio, de manera que cuando alguien responda a tu mensaje, el router puede poner de vuelta tu dirección privada y remitírlo al ordenador de donde vino el mensaje original. La solución de las redes privadas está ampliamente adoptada, no solo para redes tan pequeñas como la de tu propia casa, pero para redes mucho más grandes como negocios y compañías. Incluso algunos proveedores de Internet no te darían una dirección publica sino una dirección privada, de manera que varios routers tendrían que hacer traducciones para un mismo mensaje.

Ahora bien, quizás te preguntes ¿cómo se puede distinguir entre direcciones privadas y públicas? Existen ciertos rangos de direcciones IP que están reservados a direcciones privadas, de manera que cualquiera que quiera poner una red privada pueda usar estas direcciones para los nodos de la red. De hecho, el total de direcciones privadas que están reservadas en el protocolo IP son al rededor de los 18 millones, con varios rangos dependiendo del número de nodos de la red privada. Quizás uno de los tangos más populares es el que va desde la dirección 192.168.0.0 a la 192.168.255.255. Por ejemplo, si te fijas en el listado del «traceroute» del artículo anterior, verás que el primer router por el que pasa el mensaje lleva la dirección 192.168.2.1. Esta es la dirección del router de nuestra oficina. De hecho, el segundo router por el que pasa el mensaje también tiene una dirección privada perteneciente a un rango distinto. Sin duda, nuestro proveedor de Internet también está usando redes privadas para manejar su gran número de clientes!

Foto | Fotolia.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies