was successfully added to your cart.

Cómo evitar ser un adicto tecnológico

Cómo evitar ser un adicto tecnológico 1

La evolución de la tecnología ha sido siempre uno de los motores del desarrollo de la humanidad. Desde la irrupción del hombre en este pequeño mundo, la aparición de las armas esenciales para la caza y la búsqueda de alimento, medios de transporte o los instrumentos modernos de guerra. La tecnología se podía emplear para realizar tanto el bien como el mal. Construir una carretera, curar enfermedades o desatar la guerra más atroz. Incluso para convertirnos en un adicto tecnológico.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, la situación poco ha cambiado. Pero existe una diferencia importante. La revolución tecnológica supone que los cambios sean cada más rápidos y profundos. Un movimiento imparable que afecta a las relaciones laborales y las personales debido al auge y la presencia masiva de las redes sociales y las aplicaciones móviles en nuestras vidas.

Las mejoras tecnológicas son positivas y esenciales en nuestra vida diaria. Pero, en algunos casos, se han convertido en un obstáculo para nuestras relaciones y nuestra forma de actuar convirtiéndose en una nueva adicción distinta a las demás ya que no afecta a nuestra salud física. Todos hemos visto alguna vez como en una mesa en la que hay varias personas, todas ellas miran a la pantalla de su móvil sin dirigirse para nada a los que tienen al lado. Un claro ejemplo de cómo caer en la adicción al móvil y a las nuevas tecnologías.

Y cómo llega ahora una época especial llena de fiestas, te recomendamos una serie de consejos prácticos para que evites caer en el error de convertirte en un adicto digital y disfrutar de la compañía de otras personas. No es necesario que renuncies al móvil y a las nuevas tecnologías pero sí saber utilizarlas con moderación y sentido común mientras descubres las infinitas sorpresas de las redes sociales.

Consejos para evitar ser un adicto tecnológico

Admitir que eres un adicto

Como en cualquier otra adicción el primer paso es reconocer que tienes un problema y que eres un adicto. Al igual que si eres adicto a las drogas ese es el primer obstáculo para tu recuperación: admitir el problema. A partir de ese reconocimiento tienes dos opciones. Una es el abandono total de la red social o aplicación que te genera la adicción ( opción radical) y la otra opción es reducir el uso( como si quisiéramos empezar a abandonar el tabaco reduciendo la cantidad que fumas). Ninguna de las dos es sencilla. La primera requiere mucha fuerza de voluntad y la segunda, además, una estrategia a largo plazo para controlar nuestra decisión.

Prueba a no conectarte dos días

Una de las ventajas, e inconveniente al mismo tiempo, de las redes sociales es que las llevamos siempre con nosotros gracias a nuestro móvil. En casa, en el trabajo o una noche de fiesta. Siempre estamos conectados. Para lo bueno y para lo malo. Solo nos desconectamos cuando dormimos. A veces ni eso.

Por este motivo, uno de las mejores opciones que tienes para intentar desengancharte es intentar estar dos días sin conectarte a ninguna red social. Desactiva la conexión a Internet de tu móvil o desactiva las notificaciones que te llegan. Aprovecha ese tiempo libre que te deja la desconexión para hacer otras cosas: leer un buen libro, dar un paseo o charlar con los amigos. Si eres capaz de sobrevivir sin estrés, no eres un adicto tecnológico.

No hagas varias cosas al mismo tiempo

Si estás comiendo, no tengas el móvil al lado del plato. Si estás con unos amigos tomando algo, habla con ellos sin tener las manos en el teclado del móvil. Disfruta de las cosas que haces y no pienses en que puedes estar perdiéndote algo por no mirar el móvil y los avisos que te llegan y no has visto.

Consulta con ex adictos tecnológicos

Seguro que has visto alguna película norteamericana de personas que se reúnen en las sedes de Alcohólicos Anónimos para hablar de sus progresos y para apoyarse mutuamente para superar su dependencia del alcohol.

Apaga el móvil cuando te vayas a dormir

Muchas personas duermen con el móvil justo al lado. De esa forma es lo último que vemos antes de acostarnos y lo primero que vemos al levantarnos. O lo consultamos en mitad de la noche si nos desvelamos. Si lo apagamos por la noche, o lo dejamos en otra habitación, no tendremos la tentación de estar pendientes de él en todo momento.

Las nuevas tecnologías son buenas. En realidad, son excitantes. Pero como cualquier sustancia adictiva debe ser usada con moderación para no caer bajo sus redes. Nunca mejor dicho. Un adicto tecnológico es solo una de las variables que las nuevas tecnologías nos traen. Pero no es obligatorio caer en ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies