Saltar al contenido
Blog Tecnología

todavía sabemos poco sobre el síndrome de La Habana

febrero 16, 2021

Un documento archivado durante varios años acaba de ser reabierto por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Este es el informe, de la ARB o Comisión de Revisión de Responsabilidad, relativo al incidente ocurrido en La Habana, Cuba entre 2016 y 2017. Cabe señalar que se notó negligencia de la administración Trump en el desarrollo de la investigación.

Como recordatorio, los agentes diplomáticos y de inteligencia de Estados Unidos y Canadá han sido víctimas de un inexplicable ataque hasta la fecha. El evento tuvo lugar a fines de 2016 y principios de 2017. Los funcionarios escucharon un ruido agudo en sus instalaciones. Luego comenzaron a mostrar los mismos síntomas. Las víctimas tenían náuseas, hemorragias nasales y dolores de cabeza en particular.

Créditos de Pixabay

Acusamos desde Cuba de utilizar un ” arma sónica »Generando una condición llamada síndrome de La Habana.

Las revelaciones contenidas en el informe

Al observar este informe, la laxitud del Departamento de Estado bajo la administración Trump es flagrante. La administración en ese momento no dio importancia a la amenaza a sus diplomáticos. El informe destaca muchos problemas, en este caso ” falta de liderazgo superior, comunicación ineficaz y desorganización sistémica ».

Entre otras cosas, el informe menciona información adicional sobre los resultados del examen médico de los pacientes. El primer hallazgo es que el caso de los pacientes canadienses, que también padecían el síndrome de La Habana, no se menciona en ninguna parte del informe.

La falta de profesionalismo de la administración Trump

Lo asombroso según este informe de 104 páginas es que Washington no reaccionó inmediatamente después de ser alertado. Le tomó seis semanas notificar al personal de la embajada. Los familiares de las víctimas tampoco fueron informados de estos hechos.

La ARB o la Junta de Revisión de Responsabilidad del Departamento de Estado acusa al Departamento de Estado de actuar con lentitud ante este incidente. Es cierto que no se informó de muertes como resultado de este “ataque”. Dicho esto, es aconsejable considerar la gravedad del daño causado por esta supuesta arma sónica.