Saltar al contenido
Blog Tecnología

Estas divertidas cuerdas encontradas en una playa son en realidad un ser vivo

febrero 21, 2021

Las profundidades del mar están llenas de extrañas criaturas que ni siquiera sabemos que existen. Algunos de ellos a veces logran llegar a tierra firme. Por ello, no es raro ver los restos de estos seres vivos a orillas de una playa. La vista de su cuerpo inerte puede asustar a más de uno.

Su apariencia también puede plantear muchas preguntas. Este es particularmente el caso de esta criatura que apareció en una playa de Texas. Su descubrimiento fue transmitido por le site Live Science. A primera vista, parece una simple maraña de cuerdas amarillas.

Créditos Pixabay

Los expertos realizaron observaciones que permitieron confirmar que efectivamente se trata de un ser vivo.

Conoce a los látigos marinos

Rebekah Claussen, una guía que trabaja para el Servicio de Parques Nacionales (NPS) de la Costa Nacional de la Isla del Padre, ubicada cerca del Golfo de México, tomó una foto de esta extraña criatura. Luego publicó la instantánea en su cuenta de Facebook. Su publicación circuló rápidamente en la web.

Podemos ver una especie de masa informe acompañada de un montón de cuerdas amarillas. La mayoría de las personas que vieron la foto tomada por Rebekah Claussen inmediatamente pensaron en un montón de basura. Sin embargo, esta observación está muy lejos de la verdad. Los representantes de NPS revelaron que de hecho son “látigos de mar”.

Hay todos los colores

Los látigos de mar son corales suaves y flexibles. Pueden ser de color rojo, amarillo, naranja, morado o incluso lavanda. En Facebook, los representantes de NPS explicaron que las variedades amarilla y roja frecuentemente aparecían en las playas de Texas. La especie fotografiada por Rebekah Claussen se conoce como Leptogorgia virgulata.

Los látigos de mar generalmente viven fijos en fondos arenosos. Deben su color a las colonias de pólipos que se adhieren a su estructura. Estos seres vivos se alimentan del plancton capturado por los tentáculos de los pólipos. Su tamaño varía entre 1 y 2 metros. Los látigos de mar a veces pueden servir de refugio para peces pequeños. Desafortunadamente, la mayoría de las especies que llegan a las costas ya están muertas.

Este descubrimiento demuestra una vez más lo fascinante que puede ser la naturaleza.