Saltar al contenido
Blog Tecnología

Convirtieron telarañas en música

abril 17, 2021

La naturaleza nunca deja de fascinarnos. ¿Sabías que las arañas dependen principalmente del tacto para sentir el mundo que las rodea? De hecho, su cuerpo y sus piernas están cubiertos de pelos, llamados cerdas, que les permiten oler, oír e incluso saborear. Gracias a estas cerdas, también pueden distinguir entre varios tipos de vibraciones.

Las arañas, por ejemplo, conocen la diferencia entre una presa que ha quedado atrapada en su red y otra de su congénere que se les acerca. Según los investigadores, esto se debe a que los hilos de sus redes emiten sonidos diferentes. Este fenómeno ha intrigado mucho a los científicos.

Imagen de jplenio en Pixabay
Imagen de jplenio en Pixabay

Hace unos años, un grupo de expertos intentó traducir la estructura tridimensional de una telaraña a la música. Esto dio vida a una creación musical llamada Spider’s Canvas.

Un trabajo presentado durante la exposición On Air

Esta obra inusual fue diseñada por investigadores del MIT en colaboración con el artista argentino Tomas Saraceno. Spider’s Canvas fue incluso el tema de una exposición llamada On Air celebrada en el Palais de Tokyo en París. Los visitantes pudieron apreciar una obra compuesta por 76 telarañas de diferentes especies.

Estos lienzos estaban vinculados a micrófonos. Esto permite a los visitantes escuchar las vibraciones que hacen las arañas mientras se mueven sobre los cables. Así, es posible percibir las sutilezas que existen entre todos estos sonidos.

Telarañas en realidad virtual

Los investigadores que contribuyeron a este proyecto decidieron recientemente hacer una pequeña actualización. Agregaron un componente basado en la realidad virtual interactiva que permite a las personas ingresar e interactuar con las telarañas. Según los expertos, esta nueva experiencia les ayudará a comprender la arquitectura tridimensional de las telarañas, pero también a estudiar el lenguaje de sus vibraciones.

“Las arañas viven en un entorno de cuerdas vibrantes. No ven muy bien, por eso sienten su mundo a través de vibraciones que tienen distintas frecuencias ”, explicó Markus Buehler, ingeniero del MIT.

Para realizar su estudio, los investigadores colocaron una araña Cyrtophora citricola en un espacio rectangular. La dejaron llenar este lugar con telarañas que luego estudiaron con un láser.