Saltar al contenido
Blog Tecnología

¿Compras dentro de la aplicación para futuros robots sexuales?

abril 25, 2021

Durante entrevista concedida a The Guardian, La Dra. Kate Darling, investigadora especializada en interacción humano-robot, ética de robots y teoría y política de propiedad intelectual en el Laboratorio de Medios del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), dijo una advertencia.


Esta advertencia se refiere a la forma en que los humanos percibimos a los robots, es decir, cómo pensamos en ellos o cómo hablamos de ellos. Según ella, con la forma en que intentamos recrear la humanidad cuando hacemos robots, podríamos terminar siendo manipulados o explotados.

Créditos de Pixabay

Darling explica que a menudo comparamos inconscientemente los robots con los humanos y la IA con la inteligencia humana, y esa comparación limitará nuestra imaginación. Pero sobre todo, puede suceder que acabemos uniendo emocionalmente a los robots sociales, y habrá empresas que se aprovechen de la situación para manipularnos. El investigador cita así el ejemplo de un robot sexual que podría disfruta de un momento de privacidad para ofrecer compras dentro de la aplicación. Es lo mismo que con los anuncios subliminales en lugares específicos.

Según Darling, sería mejor pensar en robots como en los animales que nos ayudan en nuestras tareas diarias.

Escapar de responsabilidades

Según Darling, uno de los problemas con la humanización de los robots es que las empresas que desarrollan algoritmos de IA o sistemas similares a los humanos intentarán eludir la responsabilidad cuando surjan problemas.

Esta responsabilidad recaerá sobre el robot o el algoritmo si seguimos poniendo las máquinas al mismo nivel que los humanos.

Darling cita el ejemplo del ciclista que fue asesinado por un automóvil Uber autónomo en 2018. En este accidente, el conductor secundario, es decir, el robot, fue considerado responsable en el lugar del constructor. Este último se defendió indicando que la empresa no debe responsabilizarse en relación con una tecnología de aprendizaje, ya que no puede prever ni programar humana y técnicamente todas las posibilidades.

Piense en animales en su lugar

Para Darling, la solución a este problema de humanización sería tratar a los robots y la IA como a los animales. La idea aquí es entender que no importa cuál sea el propósito de usar máquinas, siempre será diferente de lo que pueden hacer los humanos. Según ella, usar este enfoque al tratar con robots garantizará una experiencia más beneficiosa y menos manipuladora.

El investigador aclaró que los animales y los robots no son lo mismo, pero la analogía nos aleja de la tendencia a poner a humanos y robots en pie de igualdad.

En cualquier caso, con el rápido avance de la robótica y la inteligencia artificial, siempre vale la pena tomar todas las advertencias para evitar problemas en el futuro, incluso si solo es para no ser manipulado por robots sexuales.