Saltar al contenido
Blog Tecnología

¿Comerciales en películas clásicas pronto?

abril 24, 2021

La colocación de productos representa una parte considerable de los ingresos de una película. Digital ahora permite agregar publicidad a películas clásicas.

El gran Escape de John Sturges es un gran clásico del cine de guerra. Estrenada en 1963, la película está protagonizada por Steve McQueen como el Capitán Virgil Hilts. En una escena memorable de la película, Hilts intenta escapar de los soldados alemanes. Se las arregla para pasar su motocicleta sobre una cerca de alambre de púas y cruzar la frontera suiza. Luego, el capitán se detiene frente a un granero para recobrar el sentido. Junto al edificio, se puede ver el gran cartel que anuncia una marca de cerveza. Este detalle no aparece en la versión actual de la película. Sin embargo, l podría ser en el futuro.

Créditos de Pixabay

La colocación de productos en obras cinematográficas no es un fenómeno reciente. La práctica es casi tan antigua como la propia industria cinematográfica. El garaje infernal, una comedia de 1919 con Buster Keaton, es un ejemplo concreto. La película muestra logotipos de varias empresas petroleras.

Digitalización de la colocación de productos

La colocación de productos es una práctica lucrativa para las marcas. Ya sea que el actor principal de una película o serie use cierta ropa, beba una determinada marca de café o conduzca un automóvil específico, puede aumentar las ventas.

Antes y todavía hoy, el producto debe estar presente físicamente durante el rodaje. La industria de la publicidad ahora está explorando otra alternativa. Se recurre a una tecnología capaz de insertar digitalmente el producto en una secuencia determinada.

¿Qué pasa con la integridad artística?

Como ejemplo, los anunciantes podrían agregar nuevas etiquetas a las botellas de champán en el club nocturno de Rick Blaine en la película de 1942. Casablanca. Publicidad de neón en once del océano El de Steven Soderbergh también podría ser reemplazado. Charlie Chaplin incluso podría estar promocionando un refresco. Varias semanas, incluso meses o años después, otras marcas reemplazarían los productos agregados.

Esta técnica ciertamente parece interesante tanto para las marcas como para los productores de contenido, pero la crítica Anne Billson considera que “ También cuestiona el papel del director de arte que ha pensado mucho en la apariencia de algo, solo para que un anunciante venga más tarde y lo estropee todo con adiciones que pueden resultar anacrónicas o que pueden no coincidir con la elección artística.. »